Colombia y su apuesta a la gestión integral del recurso hídrico

0
978

Una de las tareas del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible es definir la política nacional ambiental y las regulaciones para garantizar la recuperación, conservación, protección, ordenamiento, manejo, uso y aprovechamiento de los recursos naturales renovables. Por eso desde su accionar expidió la Política Nacional de Recurso Hídrico para orientar el manejo del agua en el territorio nacional.

Frente a este tema, el país ha avanzado en la formulación de cinco Planes Estratégicos de las Macrocuencas (PEM): Caribe, Magdalena-Cauca, Amazonas, Orinoco y Pacífico. El PEM es un instrumento de planificación ambiental de largo plazo que constituye el marco para la formulación, ajuste y ejecución de los diferentes instrumentos de política que permitirán planificar el territorio por regiones con criterios diferenciales.

Adicionalmente se conformaron los 5 Consejos Ambientales Regionales de las Macrocuencas (CARMAC) que permitirán una coordinación interinstitucional para que los mismos actores locales le hagan seguimiento a los avances.

“Adicionalmente tenemos los Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas Hidrográficas (POMCA), que han permitido la ordenación de 20,7 millones de hectáreas y con los cuales se han definido las zonas necesarias para conservar el agua, proteger la biodiversidad y al mismo tiempo avanzar en la gestión del riesgo. En este sentido formulamos 92 POMCA de los cuales 17 ya están aprobados para iniciar su respectiva implementación en diferentes regiones del país, y ya hay 82 consejos de cuenca conformados como instancia de participación y consulta con las comunidades para dialogar, poner en conocimiento y recibir las recomendaciones frente a la cuenca que se está ordenando”, afirmó el Ministro.

Dentro de los instrumentos que ha expedido el Ministerio también están los Planes de Manejo Ambiental de Acuíferos y el Programa Nacional de Aguas Subterráneas que son herramientas que deben aplicar las autoridades ambientales, teniendo en cuenta que el agua es un factor de desarrollo social, político y económico. “Estos instrumentos han permitido planificar y gestionar los territorios para lograr una verdadera gestión integral de nuestro recurso hídrico”, enfatizó Murillo.

Según la Organización del Día Mundial del Agua, se estima que para 2050 la población mundial habrá crecido en 2 billones de personas y la demanda de agua podría ser un 30% mayor, también se calcula que alrededor de 1.9 billones de personas en el mundo viven en zonas con escasez de agua; esta cifra podría aumentar a 3 billones en 2050. Por eso, desde el Ministerio se ha trabajado en el Sistema de Información del Recurso Hídrico con el fin de contar con información oportuna para la toma de decisiones, impactando de manera directa los objetivos de uso eficiente y ahorro, de los cuales hay 2.382 programas en el territorio nacional.

Cabe resaltar que alrededor del 80% de las aguas residuales en el mundo regresan al ambiente sin ser tratadas o reutilizadas, en Colombia se expidió la norma de vertimientos a cuerpos de aguas superficiales y al alcantarillado público, y la norma de reúso de aguas residuales tratadas para contribuir a una adecuada gestión de nuestro recurso hídrico. Adicionalmente están en proceso de construcción de la norma de vertimientos al suelo y al mar; los criterios de calidad para los usos del agua y se expidieron los lineamientos para el acotamiento de las rondas hídricas, instrumento que establece los criterios técnicos con los cuales las autoridades ambientales realizarán los estudios para el acotamiento de las rondas hídricas en el área de su jurisdicción.

“Con todas estas acciones protegemos nuestro recurso hídrico porque a pesar de ser es el sexto país del mundo con mayor riqueza hídrica, y el tercero de América Latina, nuestra oferta se puede ver afectada por los impactos del cambio climático. Somos afortunados porque en Colombia contamos con 41 ríos principales, que son fuente de vida, por ejemplo el río Amazonas, uno de los caudalosos del mundo y que alberga una diversidad de flora, fauna y de culturas étnicas que hace que este lugar tenga un valor social y cultural muy importante”, dijo el Ministro.

Otro de los cuerpos de agua que se está recuperando es el río Bogotá, frente al cual se está cumpliendo con la sentencia que ordena su descontaminación y ya se creó el Consejo Estratégico de Cuenca para dicho fin. “Otro ejemplo de trabajo por nuestros ríos es el río Atrato, pues estamos cumpliendo a cabalidad con la sentencia de la Corte Constitucional que ordena su descontaminación. También tenemos el río Magdalena, en donde se concentra la mayor actividad económica del país y del desarrollo de las ciudades. Como se mencionó ya tenemos el Plan Estratégico para esa macrocuenca, y también, con apoyo de otras entidades como el GEF, estamos trabajando en su manejo sostenible y conservación”, aseguró el funcionario.

Para el Ministerio de Ambiente la recuperación de estos cuerpos de agua y su conservación es fundamental, tal como ocurre con el lago de Tota en Boyacá, que fue premiado como uno de los mejores destinos verdes de las Américas en el ITB Berlín, una de las ferias de la industria del turismo más importantes del mundo. Esta es la prueba de la apuesta ambiental que tiene el país con la conservación de sus activos naturales.

Frente a la Ciénaga Grande de Santa Marta se ha logrado la rehabilitación de diferentes caños como Bristol, Caleta del Tambor, Cobado, Cobado 2, Ahuyama y Pajaral para permitir la recuperación del bosque manglar y el crecimiento de los recursos pesqueros. Además, se está trabajando en conjunto con las autoridades ambientales del Atlántico y Magdalena para actualizar el Plan de Manejo de la Ciénaga, instrumento que servirá como una herramienta de planificación y orientación.

La gestión del recurso hídrico no se detiene, recientemente, con el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, se expidió el CONPES de la Estrella hídrica del Macizo colombiano, donde nacen 5 ríos: Magdalena, Cauca, Patía, Putumayo y Caquetá. El documento define las estrategias para la conservación y desarrollo sostenible de esta zona, la promoción de alternativas productivas sostenibles y el fortalecimiento de la gobernanza de la ecorregión. “Todos podemos poner en práctica las directrices de la política, haciendo un uso racional y eficiente del agua, enseñando a estudiantes sobre el cuidado de este recurso, no arrojando desechos a los sifones y teniendo un adecuado manejo de los residuos sólidos. Así lograremos que sigamos avanzado hacia una gestión integral del recurso hídrico”, puntualizó Murillo Urrutia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here