Provocadoras por Mónica Castañeda

0
800

Nuestra región ha sido culturalmente machista, un territorio donde la mayoría de mujeres han sido utilizadas, manipuladas y explotadas por décadas.

En muchas ocasiones se ha justificado la violencia contra ellas como una provocación de las mujeres, ya sea por su forma de pensar, actuar, vestir o simplemente por su condición.

Sin embargo el papel de la mujer en la sociedad es cada día más relevante, al participar en diversos escenarios, adquiriendo autoridad, visibilidad y poder de decisión.

Entendemos que la violencia de género es dada por las violencias hacia identidades feminizadas, el hombre por su condición siempre esta en una posición superior.

Sabemos que no es fácil formatear nuestra mente, y dejar de lado la educación y costumbres que hemos vivido, pero es tiempo de reconocer que el mundo cambió y está reivindicando a la mujer, ofreciendole las mismas oportunidades sociales, académicas, laborales, entre otras.

Es tiempo de adaptarnos a las nuevas circunstancias, influyendo positivamente en la vidas de madres, hijas, hermanas, que por mucho tiempo han sido menospreciadas pese a sus condiciones y capacidades.

Las violencias a las que son expuestas las mujeres tienen muchos escenarios, la familia, el trabajo, la educación, entre otros. Vemos como las palabras son las principales herramientas para atacar a una mujer, hoy quiero invitarlos a pensar antes de hablar, a dejar que nuestras palabras construyan y no destruyan.

Es posible que la igualdad de género se dé con el cambio generacional, pero hoy es nuestra obligación educar y reeducar, para aceptar y reconocer el valor de cada ser humano.

No basta con la intención, es tiempo de actuar con respeto hacia la mujer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here