Fotografía: Bioparque Los Ocarros

En el bioparque Los Ocarros de Villavicencio nacieron 13 Boas Arcoiris o Tornasol (epicrates cenchria); especie de serpiente no venenosa, caracterizada por tener una de las coloraciones más bellas debido a la especial morfología de sus escamas de tonos naranjas, rojizos o marrones, que la hacen tener un resplandor multicolor que se refleja con los rayos de luz.

Estas boas, que midieron alrededor de 36 centímetros y pesaron 21 gramos, en su edad adulta pueden llegar a alcanzar hasta más de dos metros de largo y vivir 27 años.

Los ejemplares recién nacidos, así como los juveniles, son alimentados cada siete a 10 días con pequeños roedores y aves, y son susceptibles de ser reubicados en un hábitat más acorde a sus necesidades.

/Gobernación del Meta

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here