Condenado José Miguel Narváez a 30 años de prisión por crimen de Jaime Garzón

0
383
Foto: Archivo Zona Cero

La Fiscalía demostró en juicio que el empresario y ex subdirector del DAS actuó como
determinador, instigó y orientó al máximo cabecilla de la extintas autodefensas, Carlos
Castaño Gil, para que ordenara el homicidio del periodista y humorista Jaime Garzón, ocurrido hace 19 años en Bogotá.

La Fiscalía General de la Nación logró que el Juzgado Séptimo Penal Circuito Especializado de Bogotá avalara la totalidad de los testimonios y evidencias recaudas, y obtuvo condena de 30 años de prisión contra José Miguel Narváez Martínez, como determinador en el crimen del periodista y humorista Jaime Garzón Forero.

La sentencia por homicidio agravado deberá cumplirse en establecimiento carcelario,
rechaza cualquier beneficio o subrogado solicitado por la defensa e impone multa de 500
salarios mínimos mensuales legales vigentes.

Para el juez, Narváez Martínez actuó con dolo intenso, constantemente asedió al máximo
jefe de las extintas autodefensas, Carlos Castaño Gil, para que ultimara a Jaime Garzón,
y llegó al punto de aportar información y fotografías que supuestamente vinculaban al
comunicador con la guerrilla.

En ese sentido, el fallo respaldó la hipótesis de la Fiscalía sobre el poder de convencimiento e incidencia que Narváez tenía sobre Castaño Gil, al punto que le fijó la idea de que Garzón Forero era “guerrillero”, enemigo de la organización y se lucraba mediante la negociación de secuestros.

Resalta el documento:
“La muerte de Garzón Forero está relacionada con la labor humanitaria que desempeñaba para esa época, la cual era ser intermediario entre la guerrilla y los familiares de los secuestrados, circunstancia que le generó inconformidad al jefe máximo de las
Autodefensas Unidas de Colombia – AUC, Carlos Castaño Gil… Bajo ese entendido, su
deceso fue un claro mensaje de terror y miedo hacia la sociedad y familiares de las
personas que eran víctimas de los secuestrados…”

Las declaraciones de varios exjefes paramilitares como Diego Fernando Murillo, alias
Don Berna; Iván Roberto Duque Gaviria, alias Ernesto Báez; y Libardo Duarte, alias Bam
Bam, fueron determinantes para reafirmar la constante presión que el empresario José
Miguel Narváez Martínez generó sobre Castaño Gil.

Los mencionados testigos y otros presentados por el fiscal de conocimiento en el curso de
la investigación fueron calificados de coherentes y congruentes por el juzgado, que dio
valor a la información que aportaron y permitió conocer de viva voz el estrecho vínculo
que había entre Castaño y Narváez, quien gozaba de reputación por su pensamiento
radical, cercanía con las Fuerzas Militares y trabajo académico.

Cita el fallo: “Conforme a lo expuesto se corrobora el alto reconocimiento de Narváez
Martínez en la organización, la relación directa que éste tenía con Castaño Gil y la
manera en que, sin dar órdenes, orientaba o guiaba al máximo líder a tomar decisiones
respecto de personas que, según la información suministrada, constituían adversarios y
por ende debían ser eliminados.”

En otras consideraciones, el Juzgado Séptimo Penal Circuito Especializado de Bogotá se
abstuvo de declarar delito de lesa humanidad el homicidio de Jaime Garzón y señaló que
no obra prueba que lo relacione con una política o plan de exterminio de las denominadas
autodefensas contra un grupo concreto de la población.

Precisa la sentencia que el homicidio correspondió exclusivamente a la molestia personal
y a la ira que generaba en Narváez y Castaño Gil la labor realizada por el periodista y
humorista como mediador entre las familias de los secuestrados y los secuestradores y por
las críticas que constantemente lanzó desde su programa de televisión contra las entonces
autodefensas.

/Fiscalía General de la Nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here