La “carne a la llanera” más que gastronomía regional

0
204

Hablar del llano es despertar nuestros sentidos, percibir cómo el viento roza nuestra piel con elevadas temperaturas, dejarnos segar por la luz del sol, envueltos por incontables tonos verdes, amarillos y naranjas, respirar la naturaleza y encontrar olores suaves, fuertes y desconocidos, pero también es sentir que se hace agua la boca recordando una deliciosa carne a la llanera, tierna y jugosa, crocante y dorada, al son de un joropito, un pajarillo o un gabán, ritmos autóctonos.

Un grupo de empresarios que por décadas vienen preparando la oferta gastronómica de la carne a la llanera conocida tradicionalmente como la “mamona”, conformaron el 17 de noviembre del 2005, la Asociación de Asaderos del Meta (Asoasaderos Meta), con la unión de 60 propietarios de este tipo de establecimientos de Villavicencio y municipios aledaños, la cual tuvo lugar en las instalaciones del Instituto Colombiano Agropecuario de esta ciudad. Desde esa misma fecha iniciaron un trabajo mancomunado en pro de sacar adelante proyectos e iniciativas que jalonarán sus negocios y los intereses de su actividad.

Asaderos en Villavicencio se ha consolidado para trabajar de la mano de Agrosavia -antes conocida como la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica)-, en temas ambientales relacionados con su actividad, es así, que uno de sus proyectos consiste en la siembra y aprovechamiento de Yopo, árbol importante en el proceso de asado de la carne.

Según Jesús Elías Benavides Ladino, representante legal y presidente de Aso-asaderos, el proyecto abanderado está relacionado con la siembra de árboles de Yopo, y bosques dendroenergéticos para así mismo conservar esta actividad de una manera sostenible. El Yopo es un árbol silvestre que crece con facilidad en la región de Los Llanos, y es el preferido para el ejercicio de la actividad de los asaderos porque les genera rentabilidad, y garantía. “Este tipo de planta tiene la característica de prender seco o verde, arde sin levantar mucha llama, ya que es excelente fuente de brasa (duradera), y no tiene olor. Finalmente, es el que le termina dando ese toque de buen sabor a la “mamona”, explicó Benavides.

Otro de los proyectos que Asoasaderos viene manejando de la mano con Agrosavia consiste en la estandarización de la calidad de la carne con razas propias de la región de los Llanos Orientales, y la promoción del consumo de cerdo “casco de mula”, (criado en áreas rurales de Villavicencio), con el fin de ofrecer a visitantes, y propios platos típicos con altos estándares de calidad, y sabor.

Benavides explicó que “los proyectos desarrollados ayudarán al posicionamiento de la industria de la carne a la llanera “mamona”, en el departamento y al desarrollo competitivo y sostenible de la cadena de la carne bovina y porcina en Los Llanos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here