Ofensiva contra la desforestación en el Meta

0
279

A mediados de febrero se cumplirá un año de un grave incendio provocado en el parque nacional Tinigua, que acabó con 220 hectáreas de vegetación. Este drama ambiental refleja el desenfrenado ecocidio ambiental por parte de carteles, mafia y ganaderos inescrupulosos, que están siendo perseguidos y combatidos por una estrategia articulada con la Gobernación del Meta, la fuerza pública y el Gobierno nacional para proteger la reserva de La Macarena, uno de los pulmones del mundo. Los resultados comienzan a dar sus frutos.

El saldo criminal en el sur del Meta ha sido desolador y trágico. Desde 2013 se han deforestado en estas zonas más de 200.000 hectáreas de bosque, es decir, unos 300 millones de árboles talados. Estas áreas son equivalentes al tamaño del departamento del Quindío y al 80 por ciento del área de Bogotá. A diario se tala una zona similar a 140 canchas de fútbol.

A mediados de febrero se cumplirá un año de otro atentado ambiental penoso: un gigantesco incendio provocado en el parque nacional Tinigua, que hace parte del área especial de La Macarena. Se perdieron 220 hectáreas por quemas a cielo abierto de los colonos para generar prados y ganadería. El fuego alcanzó a estar a tan solo 200 metros del río Caño Cristales. Para colmo de males, el pasado mes de diciembre fue asesinado por sicarios Javier Francisco Parra Cubillos, un líder ambientalista de Cormacarena.

Juan Guillermo Zuluaga, gobernador del Meta, emerge como el líder que lucha de manera frontal contra la deforestación para detener el ecocidio histórico. El año pasado nos comprometimos a afrontar una guerra que no podemos perder: la lucha contra la deforestación. El Meta, que en los últimos años ha mostrado unas cifras vergonzosas, se va a convertir en un departamento modelo en esta lucha. A mediados de enero, en una nueva visita a La Macarena con acompañamiento de Ministerio de Defensa, Ministerio de Ambiente, Ejército Nacional, Policía Nacional, Fuerzas Armadas, Fiscalía General de la Nación, Cormacarena y Gobernación del Meta, revisamos y fortalecimos nuestra articulación”.

El Gobernador se refiere a la Estrategia de Lucha Contra la Deforestación (EDLD), que estableció el año pasado al asumir el mandato, con dos componentes: el primero, seguridad y presencia en el territorio de fuerzas militares y de Policía. El segundo, una oferta institucional y articulación de las entidades competentes en asuntos sociales, ambientales y de seguridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here